jueves, 10 de noviembre de 2011

Romero palaui yamadori "El lazo", mejorando el diseño

Hola amigos.




Le toca el turno a este magnífico yamadori literati que os mostré en sus inicios en una entrada de octubre de 2009:



Así llegó a mis manos a través de Erasmo, recolectado por Mario:


Tras unas torsiones algo complejas, ayudándome con tensores de cobre, conseguí que apareciera el "lazo". Cuando los romeros forman madera, son muy quebradizos, y en las zonas más forzadas, quebró algo la madera, pero sin peligro de perder la ramas, ya que la corteza viva seguía intacta en más del 50% su diámetro. Limpié hojas viejas, pincé y alambre para posicionar las ramas. Una primera aproximación que me gustó. Dejé el máximo número de ramas posible para ayudar a fijar las curvas con el nuevo crecimiento. Una limpieza a la madera y aplicación de polisulfuro de cal para endurecerla y protegerla, y a cultivar.

Para febrero, un ligero retoque y a plantarlo en una macera redonda regalo de mi amigo José Manuel Salmerón. Como siempre, planto un poco alto para posteriormente descubrir poco a poco el nebari:

El romero ya comenzaba a florecer, con un color ligeramente más pálido que otros que tengo en casa:

Hay que olvidarse de vez en cuanto de los árboles, para no castigarlos demasiado, y este romero necesitaba engordar la vena viva y cerrar cicatrices, así que crecimiento libre. En mayo de este año estaba así:

Tras un aclarado de hojas y un pinzado, se ve algo raquítico, pero sin esta limpieza es imposible ver y mejorar la ramificación fina:En agosto me fui a andar por la ruta portuguesa del camino de Santiago, y mi hijo se quedó al cargo de la supervisión del riego. Un día de llama preocupado porque un romero se está poniendo muy amarillo y al decirme que era el literati, me pongo a temblar. ¡Anda, este año aún no lo he trasplantado!. ¡Ángel, no lo riegues casi nada, lo mínimo para que no palme!.

Cuando regresé a casa le hice un trasplante de urgencia, las raíces habían empezado a pudrirse con los calores y el riego. Había muchas estropeadas, pero quedaban bastantes sanas. Estuvo un mes parado, pero volvió a brotar con fuerza en septiembre y de nuevo comenzaba a florecer. ¡Menos mal!. Así estaba hace dos días antes de retocarlo. Aún hay zonas débiles y con hojitas amarillentas, pero en general está sano, así que a limpiar:Una vista cercana de la copa:La rama más débil, como es lógico, la más baja:Analizándolo un poco, y como la vena viva había engrosado bien, y tenía cuatro ramas, decidí eliminar la mas baja y quedarme con tres:Un pequeño jin nos indica de donde salía dicha rama:También aproveché para separar un poco más la copa y posicionarla encima del nebari. Un trocito de cobre fue suficiente:Desde atrás no quedaba mal con tres ramas: principal, contrapeso y copa.Desde la derecha tampoco me disgustaba, el tramo recto del tronco es lo que más me desagrada, pero no demasiado. Modificarlo quebrando la madera muerta sería posible, pero arriesgado.En la rama principal se nota la diferencia de fuerza, que se irá compensando poco a poco. De momento he pinzado la zona de la izquierda, más fuerte, y no he tocado, salvo para quitar hojas amarillentas viejas, la parte central y derecha:En la rama de contrapeso quedan algunas hojitas amarillas, pero en general va bien. Para bajarla un poco he desgajado desde la base y fijado con un poco de alambre:Un detalle:A la copa le quedan zonas por cubrir en la parte trasera, pero en general está muy fuerte, lógico al estar en la parte más soleada y alta de la planta:Muy pocas hojas amarillas y muchos brotes fuertes que he pinzado:Otra imagen general desde el lado derecho:Y tras una limpieza con cepillo de la madera muerta, una aplicación de polisulfuro, y una limpieza de la corteza con ayuda de un escalpelo, para quitar hebras con cuidado, y el maquillaje de un poco de aceite de oliva, al estudio a fotografiarlo. (Tengo que mejorar el problema de los brillos y las sombras, pero todo se andará). Lado izquierdo:Vista trasera:Lateral derecho:Visión apical: Y el frente elegido, para lo cual el próximo febrero (esta vez no me vuelve a pasar), trasplantaré adelantando un poco el nebari en la maceta y recolocando para que la pata impar quede al frente:
Un ligerísimo giro para que se vean mejor los jines traseros y una perspectiva más baja muestran mejor el movimiento general del "Lazo":
Un muy buen literati. Ahora a esperar a que Rosendo me confeccione una mesa a medida que le cuadre. Espero que os ayuden mis peripecias en el cuidado de los vuestros.

Un saludo.

Juan Antonio.

2 comentarios:

Loli dijo...

Hola Juan Antonio, suelo leer tu blog pero hasta ahora no te había puesto ningun comentario, prueba a hacer las fotos sin el flash de la camara, hace poco he asistido a una conferencia sobre fotografía y bonsai, partiendo del hecho de la falta de material como focos y demás en casa, nos recomendaron no usar el flash frontal, como foco lateral se puede usar la luz del sol, el fondo gris neutro o negro y el árbol a 150 cm del fondo si es posible. Espero haberte servido de ayuda.

Por cierto me ha encantado el trabajo con el romero.

Saludos, Loli

Carthago dijo...

Gracias Loli, seguiré tus consejos. Un saludo.

Astronomy Picture of the Day

Latin quote of the day

Anuncios