domingo, 16 de marzo de 2014

Tacoronte

Hola amigos.


Hoy la entrada va dedicada a Jose Acuña (Centro Bonsái Tenerife).


Aprovechando su estancia en Taisho-en, y su visita al mercadillo de la Kokufu, le pedí que me buscara un Pino negro de tamaño shohin y no muy caro (je, je). Se me hacía la boca agua viendo las maravillas que había en el mercadillo, pero los precios se disparan cuando la calidad va subiendo, y la economía no está muy boyante.


Me mostró varias imágenes y me decidí por éste. Corteza, movimiento y hasta líquenes en el tronco, y además, muy bien de precio. ¡Qué mas quería pedir!.





Un día después de mi cumple lo recibí, un poco con retraso por motivos ajenos al amigo Jose, pero por fin lo tenía en mis manos. Mucho mejor que en foto, claro, y con una salud inmejorable. Muchos brotes, acículas muy sanas y sin marcas en las ramas. Un muy buen ejemplar.





Desde arriba se aprecia una gran cantidad de hojas. Había que recortar y eliminar algunas si quería darle forma antes de que las yemas empezaran a alargarse.





Unas tijeras defoliadoras y un rato libre y ya se podía observar la ramificación interior.





Jose me indicó que la maceta era una tokoname de calidad, y efectivamente, con su ayuda y la de otros amigos del grupo de identificación de macetas de bonsái de Facebook, me enteré que era una maceta Yamaaki (Tokoname), de Kataoka Sadamitsu KOSHOUSEN. Mas adelante me enteré que es la tercera de este autor que tengo en casa. !Menuda casualidad, y yo sin saberlo!. Hasta ahora no me había preocupado por saber de que autor eran las macetas que compraba, pero es todo un mundo.





Ahora había que estudiar unos días el pino para decidir que cortar y qué modificar. Podría haberlo dejado así un año, sin realizar ninguna intervención, pero ¡no sería yo si no me hubiese puesto manos a la obra en cuanto tuve el pino en casa!. Los que me conocen lo saben de sobra, je, je.


Aquí os muestro tres vistas del pino antes de alambrarlo:







¡Y los líquenes que tiene entre el nebari!. Esto es años de crecimiento. Los líquenes crecen muy lentamente. ¡A ver como les sienta el cambio de aire!.





Y esta tarde me he armado de paciencia y le he puesto alambre a todas las ramitas que no tenían. Jose le había quitado algunos alambres que se estaban clavando, y era necesario volver a colocar las ramas ordenaditas para la brotación. Es increíble lo complicado que es trabajar estos shohines, sobre todo si quieres no estropear hojas. Lentamente pero sin pausa he conseguido terminarlo esta noche y aquí  os lo muestro. He podado únicamente dos ramitas que estaban situadas en el interior de una curva y alargaban mucho la copa hacia la base del árbol, y me he decidido por un estilo muy conservador. Aquí tenéis el resultado:










Podría haber elegido cualquiera de los dos posibles frentes, pero finalmente he optado por el más lógico pensando en el nebari y el movimiento del tronco. Además queda mejor en el tokonoma, je, je. Una pequeña composición de sedum para la foto:







Y las dos ramitas cortadas, para que os hagáis una idea:






Y de momento esto es todo, solo agradecerle una vez más el detalle de hacerme llegar mi primer pino ´"Made in Japan", a partir de hoy llamado "Tacoronte" en su honor. Muchísimas gracias, Jose.


Un saludo.



Juan Antonio Pérez González.

jueves, 6 de marzo de 2014

El Pino carrasco del Presi

Hola amigos,

tras una pausa dedicada a otros menesteres, vuelta al tajo.

En esta ocasión quiero mostraros la evolución de un Pino carrasco (P. halepensis), recolectado y cultivado durante años por el Presi de la asociación Menesteo, Rosendo Martínez, y que tras darle mucho la lata, me dejó trabajarle en varias ocasiones. 

El árbol en cuestión no es que tenga muchas cualidades, pero quería demostrarle como puede evolucionar si lo trabajamos bien, buscando el trabajo con las velas y no formándolo con podas continuas, que aunque consiguen aumentar la ramificación, mantienen muchos brotes con hojas juveniles que no son atractivas.

No tengo imagen del árbol antes del trabajo, pero presentaba una copa típica de los árboles recuperados del campo y que no han sido alambrados ni trabajados con las velas. Muchas ramas con hojas en los extremos, muchas ramas no útiles, y muchos brotes juveniles.

El tronco tiene forma de arco, muy antiestético, y  presenta un shari, casi cerrado. Podríamos haber realizado una torsión del mismo ahuecándolo, pero Rosendo no se fiaba, je, je.


La primera sesión de trabajo se la realicé en abril del 2009, y consistió en un alambrado con aluminio para posicionar las ramas y distribuir las ramas de manera que el sol entrara en los brotes interiores. Una primera aproximación al diseño. Otro defecto importante se encuentra en el nebari, pero tiene poca solución.  Se eliminaron algunas raíces cruzadas y mas adelante se vería como mejorarlo.


No eliminamos hojas ni pinzamos velas, ya era bastante manipulación el alambrado en ese mes.


La parte trasera:


Este tipo de trabajos con material no muy valioso nos sirven para ir formando a los socios noveles en la asociación, y en esta imagen estoy mostrando como alambrar a uno de estos socios.


Pasados 7 meses, se eliminaron algunos alambres que ya habían marcado algunas ramas, despiste del Presi, máxime en los carrascos, que por el sur crecen con fuerza. Estas marcas son difíciles de eliminar, y nos obligarán a ir sustituyendo posteriormente las ramas marcadas por otras. En esta fase hay que estar muy atentos y eliminar y volver a colocar el alambre las veces que sean necesarias hasta que las ramas se queden en la posición deseada, pero sin dejar que marquen las mismas.


En enero de 2010 comenzamos a realizar los trabajos típicos de la estación, eliminación de hojas traseras, y cortar para debilitar, las demasiado largas. Un nuevo alambrado de los brotes que quieren desordenarse y a esperar que las velas alarguen para pinzarlas.


El Presi preparando su cámara para documentar:



Y el tabaco que no falte. ¡Qué buen abono son las cenizas!, je, je.


Y terminado el trabajo, ya oscurecido, una foto del frente. Se eliminó alguna rama innecesaria, y dejamos un trozo para trabajarlo mas adelante como jin.


El menda con el pino:

En abril del 2012, de nuevo descuido en eliminar los alambres generaron mas marcas antiestéticas. Mi presi no tiene remedio. Se trasplantó a una bonita maceta octogonal y a dejarlo tranquilo hasta que se recupere.


En invierno del 2013 se alambró de nuevo y se continuaron con los trabajos de desfoliado, pinzado de velas y desalambrado. ¡Ya se estuvo más pendiente para no continuar haciendo marcas!

Y llegamos a este mes de febrero. Un poco mas tarde de lo aconsejable se le eliminaron las hojas traseras y se eliminó alambre de algunas ramas que ya no lo necesitaban. No lo eliminé todo, pues necesitaba reposicionar algunos brotes. Las velas son minúsculas y aún hay que continuar aumentando la ramificación, sobre todo en el ápice. Un buen régimen de abonado ayudará a seguir formándolo.


La ramificación de la rama principal está muy avanzada:


Y las masas de verde van poco a poco quedando definidas. He pensado en la posibilidad de eliminar varias ramas y dejar la copa más reducida, pero ni al Presi ni a otros socios les convence, sobre todo por la poca gracia del tronco.


Una imagen trasera de la copa:


Y paso a mostrar las diferentes vistas del estado actual. Lateral izquierdo:


Lateral derecho:


Trasera:


Y comparación del frente cuando comenzamos a trabajarlo en 2009 y en la actualidad:


Y eso es todo por hoy.

Un saludo.

Juan Antonio Pérez.

Astronomy Picture of the Day

Latin quote of the day

Anuncios