viernes, 21 de septiembre de 2018

Ullastre Sexi, evolución 2014_2018

Hola amigos. 

Hoy una entrada rápida de la evolución del ullastre SEXI, desde que se trasplantó antes de congreso andaluz y nacional de bonsái de Almuñecar, en octubre de 2014, hasta el día de hoy.

No hacen falta muchas más palabras que las que ya escribí en la entrada de su presentación:



En el congreso andaluz y nacional de Almuñecar, octubre de 2014:


Trabajando junto a mi ayudante Juan Galvín:


Posando junto al ullastre SEXI.

 Trabajo terminado:

Tras el trabajo, junto a mi colega codemostrador Mauro Stemberguer:


 Noviembre 2014:


Julio 2015:

Julio 2016


Septiembre 2018, antes del refinado.


Septiembre 2018, tras los retoques.

Aún tiene que aumentar mucho más el volumen de la copa, pero va bien encaminado.

Un saludo,

Juan Antonio Pérez.

viernes, 14 de septiembre de 2018

Tomillo aceitunero 7_2018 "Filigrana"

Hola amigos.

Comienza un nuevo curso, y con muchos buenos acontecimientos por venir.

A la espera de los mismos voy a ir retomando el blog, dándole más protagonismo del que tiene ahora, algo superado por la rapidez e inmediatez de las redes sociales tipo Facebook. 

Como parte de una serie de entradas que se basan en la creatividad que me inspiran los tomillos aceituneros os presento a esta "Filigrana". 

El tomillo (Thymus capitatus en mi caso) tiene todas las características que hacen de una especie una buena candidata al bonsái creativo: tienen madera muerta interesante o se le puede crear, son relativamente flexibles y fijan pronto la posición que se le puede dar con el alambre a las ramas, compactan bien si se aplican los trabajos correctos, y aunque al principio, cuando están enraizando, son muy delicados, cuando están establecidos, trascurrido el primer año desde su recuperación, son muy resistentes y muy agradecidos, floreciendo varias veces al año. 

¡No digo nada del agradable aroma que desprenden cuando se trabajan y de la posibilidad de usar los restos del pinzado, si no hemos tratado con fitosanitarios, para aliñar una buena paella con conejo y caracoles!

Éste tomillo me inspiró desde el primer momento un trazo con el pincel al estilo de las pinturas sumi-e, un bonsái extremo, un cascada, no se, muchas ideas que aparecen cuando miras lo que has sacado del campo.


Tenía una larga raíz de la que salían algunas raicillas muy delicadas, y para meterla en la maceta de cultivo tenía que replegarla con alambre de alumino. He comprobado que los tomillos enraízan mejor si dejamos un buen fragmento de la raíz pivotante y no la cortamos hasta pasados dos o tres años, cuando las raíces adventicias han tomado más protagonismo.


Para acortar un poco el conjunto y posicionar el poco verde que presentan a finales de enero, principios de febrero (en este caso el 2 de febrero), cuando los recupero, utilicé un poco de aluminio y formé un par de bucles. 

Como este tomillo presenta madera muerta, a veces hay que quebrar la misma con sumo cuidado para poder llevar el diseño al extremo. Hay que ir poco a poco, a veces en varias intervenciones separadas unos días, aunque en este caso no se presentó ningún inconveniente y todo el trabajo se terminó en muy poco tiempo.



La parte final del tomillo fue la única que alambré al modo tradicional, ya que pretendía darle algo de movimiento en varias direcciones. Ahora había que empezar a pensar en las diferentes opciones que se nos presentan para elegir el frente.




En el mes de mayo ya empiezan a alargar los brotes, aunque aún no hay que cantar victoria.




Los primeros pinzados los hago por el mes de julio, en muchas ocasiones coincidiendo con rachas de levante que secan las puntas de los brotes, volviéndolos amarillentos y con la yema terminal negra, muerta. El pinzado temprano activa las yemas traseras y pronto comienza a aumentar el número de ramas disponibles.


Es hora de ir deciciendo que frente escoger para el diseño final.



A finales de agosto, principios de septiembre, realizo el segundo pinzado, ya se va notando que el enraizamiento ha sido un éxito. Podemos empezar a estar tranquilos respecto a su establecimiento en maceta, e incluso pensar en elegirle una maceta de bonsái que realce el diseño.


En estas imágenes sin pinzar podéis ver como el levante ha secado las yemas terminales, que se ven de color marrón oscuro.

Tras el pinzado:


Cuando lo formé la primera vez disponía de dos macetas de una calidad excepcional, de las que te mandan con cajita de madera y paño, de Motozo, Kameoka Katsushi. Cuando la golpeas con la tijera suena como una campana, y pensé que le sentaría bien a este tomillo.


Para el trasplante hay que tener mucho cuidado, las raicillas son muy delicadas y se rompen con facilidad, pero en este caso no hubo problemas y sin que se desmoronara el cepellón lo conseguí meter en la maceta. Al soltar los alambres de agarre de los bucles aparecieron unas curvas muy interesantes, que con un pequeño alambre fijé algo mejor, y de la misma manera, ajusté el posicionamiento de la salida del tronco de la maceta para mostrar un par de curvas interesantes. Por último subí con un alambre fino de cobre la parte final de la rama en cascada y modifiqué la posición de un jin.

El resultado, ocho meses después de su recuperación es realmente muy atractivo:


Y lo que os comenté al principio, el tomillo aceitunero !activa mi lado creativo!.

Un saludo.

Juan Antonio Pérez.

miércoles, 18 de julio de 2018

Thujas de semilla. Nuevos y viejos proyectos.

Hola amigos.

De nuevo por aquí para mostraros los nuevos proyectos de Thuja que estoy formando desde semilla. Las semillas son de mis propias Thujas, así que todo queda en casa.

La Thuja orientalis es una  especie que me gusta un montón, y a pesar de no tener muchos adeptos, la recomiendo como material de trabajo, muy apropiado para familiarizarse con las técnicas aplicables a otras gimnospermas de hoja en escama.

La generación anterior os la mostré en esta entrada de abril de 2014, cuando ya podían verse con claridad los resultados de los trabajos aplicados.


Esta nueva generación la comencé en  2016 y ahora ha llegado el momento de comenzar a ampliar o crear sharis, podar fuerte para ir ganando conicidad en el tronco y potenciar la aparición de nuevas ramas por todo el tronco, y definir el camino que se seguirá en su diseño. Un poco de alambre y algunos tensores nos ayudarán a formar troncos muy retorcidos y con carácter.

En las siguientes imágenes os muestro el antes y después de cada uno de los trabajos. Otras thujas de semilla de esta generación están en manos de mis alumnos y serán ellos los que vayan recorriendo el camino de su formación como bonsái.

TH1-2016




TH2-2016

TH3-2016



TH4-2016


 A la generación anterior le he pegado también un pinzado veraniego y esta primavera le cambié la maceta dos de ellas.

http://carthago2009.blogspot.com/2016/11/thujas-de-semilla-thuja-hattori.html

 Ahora debería llamarse "Zenigo".



http://carthago2009.blogspot.com/2016/11/thujas-de-semilla-thuja-apotheca.html

"Apotheca" sigue en su maceta de María José González.



http://carthago2009.blogspot.com/2016/11/thujas-de-semilla-thuja-houkidou.html

Ahora debería llamarse "Bigei".



No penséis que densificarán como juniperos chinensis, es otra especie y le va más un follaje más abierto, que muestre las ramas entre el verde y los sharis.

Os animo como siempre a probar con la especie, lo mismo os engancha, como a mí.

Un saludo.

Juan Antonio Pérez González.


viernes, 6 de abril de 2018

Una Nakano para el Crack

Hola amigos.

Hoy toca mostraros la evolución en los últimos 4 años de un árbol que participó en la exposición MMBA organizada por Luis Vallejo en 2014.

Para mí, participar en eventos como esta exposición es un acicate, un motivo de satisfacción personal y sobre todo un empujón para seguir perfeccionando mi técnica y mis árboles.

A este ullastre lo llamo "El Crack", y es uno de los acebuches que tengo que presenta la corteza más gruesa, un súber espectacular con apariencia de hojaldre, que nos indica que se trata de un árbol con más de 100 años de vida.

Para mi, cuando lo presenté en la edición de 2014 el árbol estaba espectacular, lo tenía plantado en una maceta artesanal confeccionada por Carles Vives, y la margarita del Teide que utilicé de planta de acento no le desmerecía. El grado de densificación de la copa era muy alto, pero aún tenía algunas cosas que corregir.


Cuando regresamos de Alcobendas lo dejé descansar, pero en cuanto pude, a comienzos del 2015, lo planté en una maceta más ancha con la intención de que ganase en fuerza y alargase ramificación. Pretendía que adquiriese un poco más de volumen en la copa para acompañar el espectacular tronco, con shari muy viejo y corteza muy craquelada. Un paso de un estilo más próximo al literari a un estilo más Shakan.

En enero de 2017 lucía así tras desfoliarlo:



Con un poco de retoque fotográfico os muestro la idea de futuro que esperaba conseguir:


Brotando con fuerza tras el desfoliado total:


Con el autor posando a su lado en junio de 2017:


Tras esta fotografía observé que la fuerte rama de la derecha había vuelto a levantarse, lo que suele ocurrir, y la imagen general era demasiado triangular y compacta, había que continuar retocando y aplicando pequeñas transformaciones. 

La primera reforma que abordé fue la de la rama colgante, que se desfolió parcialmente y se alambró, y abrí con tijeras un hueco en la parte derecha de la copa:


Presentaba en el frente un pequeño agujero que un verano observé que fue ocupado por una avispa defoliadora. Extraje el capullo lleno de larvas y decidí que había que dar salida al agua y al hueco por la parte baja del shari. Además había un bulto en las raíces que también habia que corregir. 

La Dremel es muy útil para estos menesteres.





Con las intervenciones de este último mes los trabajos del tachiagari lateral ya estaban concluidos:



Llegamos a este mes de abril con los abonados habituales, los pinzados en verde y con tijeras, los defoliados, y algún alambrado. La imagen antes del último trabajo:


Un primer pinzado con tijeras:



En otras circunstancias habría dejado el árbol así:


Pero había llegado el momento de volver a bajar con tensores la rama de la derecha:


Y para intentar que no volviera a recuperar la posición inicial, me planteé hacer crecer un cayo de cicatrización que la sujetase en su posición. De nuevo trabajo con la Dremel:





La protección de estas heridas con pasta cicatrizante es esencial si queremos salvaguardar la salud del árbol:


Seguir avanzando en la formación de la copa y cerrar la herida creada con la dremel solo se consiguen rápidamente con un buen régimen de abonado y haciendo que las raíces crezcan bastante. Una maceta de mayor tamaño ayuda a este propósito. 

Al sacar el ullastre de la maceta podemos observar que en dos añós el crecimiento de raíces ha sido bueno:


Y como no buscarle una maceta del "Crack de Tokoname", Yukizyou Nakano, a este ullastre "el Crack". De la última remesa importada, una maceta muy bonita y amplia con lineas muy suaves.


La mesa de Rosendo Martínez no le vendrá mal para exponerlo, en la próxima exposición de la asociación Menesteo.





Mirando imágenes del pasado podemos apreciar mejor las transformaciones. La primera imagen corresponde al estado del árbol antes del trabajo que le hice en la Universidad de Almería,  en noviembre de 2008, acompañando a Erasmo García, quien lo había puesto así de fuerte.



Nuestros bonsáis van madurando con los años, pero debemos ser valientes y abordar las remodelaciones que necesitan para seguir subiendo escalones en su bonsái-do.

Un saludo.

Juan Anonio Pérez.

Anuncios